jueves, 6 de enero de 2011

¿Cuidado del medio ambiente vs. La fuente de trabajo?

Ante el surgimiento de un grupo de personas que se organizan en defensa del medio ambiente, los bienes naturales y contra la contaminación industrial, inmediatamente se activan discursos que buscan desacreditar y desprestigiar dicha iniciativa.



Si el objetivo apunta hacia la no-instalación de una actividad extractiva y contaminante, inmediatamente se acusa a los vecinos de oponerse al progreso, al desarrollo y a la creación de nuevos puestos de trabajo.

Si el objetivo apunta hacia el cese de la contaminación de una industria que ya se encuentra funcionando, se recurre a chicanear a los vecinos con expresiones del tipo “estos están en contra del trabajo” o “quieren que los trabajadores y sus familias se queden en la calle”.

Este último escenario es aplicable a los territorios del conurbano de la Provincia de Buenos Aires, donde miles de establecimientos industriales emiten gases al aire y desechan líquidos sin previo tratamiento a cuencas hídricas y a las cloacas a través de descargas clandestinas.

Los vecinos comienzan a organizarse primeramente debido a olores insoportables y a cuestiones estéticas-visuales para luego ir tomando conciencia de las actividades industriales y sus efectos en la salud y en la degradación del vivir bien.

Es interesante el planteo del “Cuidado del medio ambiente vs. La fuente de trabajo”, porque nos permite darlo vuelta y cuestionarnos a nosotros mismos qué tipo de trabajo es al que se refiere esa fuente de trabajo y cuál es el precio individual y colectivo que estamos dispuestos a pagar a cambio de la degradación del medio ambiente de la comunidad.

En el párrafo final dejamos una invitación. Una invitación a reflexionar acerca de los procesos industriales con sus respectivas degradaciones ambientales, conjuntamente con nuestros usos y costumbres diarios, públicos y privados. Como por ejemplo el proceso que convierte el cuero de una vaca en el sillón en el que se mira televisión, en el asiento del colectivo que nos transporta, en la cartera o bolso donde llevamos efectos personales, en el cinto que usamos y en el par de zapatos y zapatillas que cubren nuestros pies.

Asociación Civil “Vecinos de Villa Corina por un futuro mejor”.