jueves, 26 de agosto de 2010

Los `90 en el horizonte de la ribera quilmeña

Parece cosa juzgada. Así lo aseguran las autoridades distritales y provinciales. Buena parte de las costas de Quilmes y Avellaneda pasarán a formar parte de un megaemprendimiento inmobiliario llamado “Nuevo Costa del Plata”, del cual con certeza únicamente se sabe que pretende ser la continuidad de Puerto Madero en pleno conurbano bonaerense. Así lo anunció el grupo multinacional Techint, responsable de la iniciativa.

En Avellaneda se votó rápidamente la rezonificación, que le permite a Techint construir sobre esas tierras, cuestión que antes estaba prohibida por tratarse de una Reserva Natural. En Quilmes, donde esas hectáreas son de momento Parque Natural y Zona de Reserva Ecológica la Selva Marginal, el tema fue tomado inicialmente por organizaciones ambientales que ya venían luchando por temas similares en la zona.



El planteo, como bien explican los asambleistas, es la defensa de los humedales, claves para el medio ambiente. Dada la forma irregular en la que han crecido las ciudades de conurbano, los suyos no son argumentos para descartar. El distrito de Quilmes casi no tiene espacios verdes, ese es el último de esa extensión y características únicas.

Sin embargo, la ambiental no es esa la única perspectiva desde la cual el proyecto de Techint despierta opiniones en contra. Así lo plantearon recientemente junto a los ambientalistas, las organizaciones que el distrito impulsan la Asamblea local de la Constituyente Social.

Privatización es Progreso

El intendente quilmeño Francisco Gutiérrez defendió su público apoyo a la iniciativa parándose sobre la idea del progreso para la región que significaría la iniciativa. Utilizando argumentos neoliberales para justificar algo propio de aquella etapa. El proyecto es elitista y está lejos de ser un beneficio para todos como asegura el Barba.

Si bien en principio no va a haber alambres o muros, la concepción en sí misma hace que la costa quede para ser disfrutada por unos pocos. Los que la puedan pagar a precios elevados. Uno de los argumentos de los gobernantes de Avellanada y Quilmes es que de todas maneras en esa zona son muy pocos los accesos al río, que hoy no es mucha la gente que disfruta de la ribera. Lo cual es cierto. Esos argumentos son idénticos a los utilizados por Domingo Cavallo y Bernardo Neustadt, cada uno desde su rol, para privatizar todas las empresas del Estado. Lo que esta mal, esta mal por ser estatal o público, y la solución no es mejorarlo sino privatizarlo.

El Progreso como argumento único, que parece no necesitar explicación, sirvió como excusa para destruir un país en los ´90. Puerto Madero no es la cara viva del crecimiento y el desarrollo argentino, sino su foto más decadente. Decadente porque es para muy pocos. Esos pocos, hicieron Puerto Madero para mostrar todo lo que se llevaron al mismo momento en que la desocupación y el hambre y la miseria hacían estragos. “Nosotros no nos oponemos al progreso” dijo sumándose Oscar García al asumir como titular de la UCR en Quilmes. El PJ y el radicalismo expresan coincidencias de fondo una vez más, tal como la hacían entonces.

Más extraño resulta tal vez que Gutiérrez, hombre ubicado siempre hacia la izquierda del peronismo, y que se opuso a su tiempo a aquellas privatizaciones, no advierta esto ahora que de él depende. Más contradictorio es que para lograrlo apele a seducir los votos del PRO de Maurico Macri y el PJ disidente de Sergio Villordo, organizando reuniones en torno al Power Point de los Rocca, de los dueños de Propulsora, aquella planta de Berisso en la cual los grupos de tareas eran sumados a la planta para perseguir y chupar delegados y activistas metalúrgicos.

El Barba no pudo articular un solo argumento que lo coloque del lado progresista o revolucionario como gustan definirse algunos de sus funcionarios actuales. Los concejales de Gutiérrez y Aníbal Fernández van a votar el proyecto de Techint con esa derecha frente a la cual el kirchnerismo gusta aparecer como única barrera. Impulsando ese proyecto Gutiérrez está favoreciendo a los grupos económicos ahora, porque la historia si algo hace es continuar.

Sec Prensa. CTA Quilmes

__