martes, 15 de marzo de 2011

Nuevo Costa del Plata: Hace tres años se anunciaba el parto del monstruo que no nació

Compartimos el comunicado de Ambiente Sur, con motivo del tercer aniversario del anuncio del proyecto de Techint en Avellaneda y Quilmes:

El 13 de marzo de 2008 se presentaba en sociedad, en el Teatro Roma de Avellaneda, el llamado en ese entonces “Proyecto Costa del Plata”, que en cuestión de meses iba a comenzar a rellenar la costa de Avellaneda y Quilmes.

El “proyecto” era presentado por sus principales padrinos, el Gobernador Daniel Scioli y los intendentes de Avellaneda y Quilmes Baldomero Álvarez de Olivera y Francisco Gutiérrez, y no faltó tampoco la Secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolotti. Había un ambiente de hecho consumado, y no se ocultaba.

Mas allá de la actitud tipo “al fin llega el progreso” que fluía de las notas de los grandes medios nacionales, al releer las crónicas de ese evento no puede hoy más que llamar la atención la forma relajada en que se trataban aspectos que en los meses por venir iban a ser críticos. Evidentemente no se veía la necesidad de “vender” algo que ya era un hecho para los participantes. Si lo anunciaban el Gobernador y todas esas autoridades, ¿quién podría oponerse? No había verbos condicionales en las coberturas, el proyecto “se emplazará”, “comenzará”, “estará”.

La Nación hasta se permitía un giro casi picaresco sobre un tema grave: “Techint se había alzado con este terreno hace siete años”, decía con pimienta en su artículo al otro día. Tampoco había una preocupación en abultar demasiado las bendiciones que nos traían los mismos que habían operado ahí al lado el mayor basural contaminante de Sudamérica. La inversión de Techint se cuantificaba modestamente en US$50 millones (recordar que la sola rezonificación a zona urbana le representa US$100 millones), cifra alejadísima del festival de miles de millones que la multinacional repetiría hasta el cansancio mucho después, en su puja por materializar el engendro. También se insinuaba claramente que Techint no iba a tener nada que ver con el desarrollo inmobiliario, algo evidente, que ratificaría en los meses por venir que el negocio de Techint es simplemente embolsar millones con la rezonificación.

Techint nos traía Puerto Madero, no como la realidad expulsora, discriminadora y elitista del que ya conocemos, sino más bien como una Asignación Universal por Ciudadano, como un Derecho ante una Necesidad.

A tres años del evento, con el llamado proyecto sin autorización provincial y con el H. Concejo Deliberante de Quilmes negándose a avalar el negociado inmobiliario y la destrucción del ecosistema costero, corresponde recordar que son fundamentalmente el pueblo y las organizaciones de la comunidad los responsables de que todavía hoy estemos a tiempo de salvar la Costa y desarrollarla como una reserva natural y un espacio público para todos.

Asociación Civil Ambiente Sur.

__