sábado, 2 de mayo de 2009

Vecinos se reunieron para organizarse contra los aromas nauseabundos del polo industrial contaminante que rodea al arroyo Sarandí

Una o dos veces por semana, el barrio “Villa Corina”, en la localidad de Villa Domínico, amanece impregnado de un invasivo y nauseabundo olor.

Dichos aromas provienen en parte del arroyo Sarandí, que desde hace años viene siendo contaminado por curtiembres, papeleras y gráficas que arrojan sus residuos al cauce. En la Av. Crisólogo Larralde altura 3300, se puede observar y vivir en carne propia esta desagradable experiencia.

Otra parte de los aromas tienen origen en el humo de las chimeneas de un grupo de químicas, papeleras y metalúrgicas ubicadas en la zona de la calle Villa de Luján altura 1500.

El barrio “El Dínamo”, en la localidad de Sarandí, es el principal barrio afectado debido a que está junto a este polo contaminante. Se registran casos de niños con problemas respiratorios con cada vez más frecuencia, llegando a ser necesario internarlos. El olor llega a ser tan insoportable, que no se puede comer.

A raíz de esta problemática, ayer por la tarde, un grupo de vecinos de los barrios “Villa Corina” y “El Dínamo”, se reunieron para comenzar a organizarse.