viernes, 23 de marzo de 2012

Día de campo en Avellaneda: Techint sacó a pasear a las autoridades

Comunicado de prensa de la Asociación Ambiente Sur:

Como en 2008 pero más económico. Así como hace cuatro años concejales y autoridades de Avellaneda salieron a pasear por Nueva York invitados por Techint, el martes el paseo fue a la costa de Wilde y Villa Domínico. ¿Hubo cosas en común? Con estos protagonistas de por medio siempre las hay. En 2008 el tour se publicitó como un viaje para conocer proyectos semejantes al promocionado “Puerto Madero 2”. Pero en realidad los emprendimientos visitados, como los parques Freshkills en Staten Island y Norman Levy en Hempstead, eran un ejemplo de todo lo contrario. No se trataba de desarrollos residenciales y comerciales, sino de proyectos ambientales y recreacionales. No eran pérdidas de áreas verdes, sino ganancias. Nada de esto fue analizado por quienes participaron de aquel viaje de egresados a su vuelta, y su “opinión” fue una masiva levantada de manos en aquella sesión de diciembre en el Concejo. El análisis de la realidad actual, transmitida según un diario de Avellaneda por el funcionario municipal Humberto Borsani, es remarcablemente similar.

Video del viaje pagado por Techint en 2008:

Lo más difícil sería el trabajo de los concejales. Ellos no tienen tiempo de revisar leyes ni proyectos o papeles presentados como tales. Para colmo hay gente en la población allá afuera que lo tiene o se lo hace, e insiste en cuestionarlos y cuestionar los negociados. Esto obliga a los concejales a pedirle a Techint que les explique la realidad. Techint siempre acepta, y power point de por medio les aclara todo. Techint es tan gentil que además les permite visitar el sitio en cuestión, al que los señores concejales, a diferencia del pueblo movilizado, acceden sólo por invitación especial de Techint, normalmente ingresando por la ex calle pública Las Flores, usurpada por Techint y CEAMSE en 1978, y retornando generalmente por la ex calle pública Olmos, usurpada por Techint y CEAMSE en 1978, sin que ningún concejal haya alguna vez presentado en casi treinta años de democracia un proyecto de restitución de esos espacios. Es que el “acceso al Río” no se debe ganar de esa manera, aparentemente tan fácil, sino a la manera de Techint, evidentemente tan costosa.


Si algo demostró la historia de este negociado hasta ahora frustrado a cuatro años del anuncio de su inminente realización, es que cualquier cuota de información real nunca salió de Techint ni de sus socios económicos y políticos.

Por lo tanto no puede sorprender que la visita del martes haya sido más de lo mismo. Todo está perfecto para las autoridades en Avellaneda, donde el plomo flota y el corcho se hunde. El Secretario Borsani incluso mencionó una Ley Provincial de Bosques que prohíbe tocar “una zona roja de la ribera la cual comprende una franja de 100 metros de ancho”. Hay varios problemas con la declaración de Borsani, que como Secretario de Ambiente sería el asesor del Intendente en estas cuestiones. En primer lugar, pequeño detalle, no hay Ley Provincial de Bosques. En segundo lugar, en todas las reuniones técnicas y académicas, así como en las abiertas, realizadas por el área de Recursos Naturales del organismo ambiental provincial (OPDS) para trabajar en la ley, la franja “roja” de no intervención se acordó como de 150 metros para todos los bosques ribereños de la provincia. Y a la franja roja le sigue una franja amarilla con prohibición de cambiar el uso del suelo bosque, que en este caso abarca todo el resto del bosque ribereño hasta el borde del relleno insanitario. En tercer lugar la ley que sí existe desde 2007 es la Ley Nacional 26.331, que prohíbe hoy desmontar cualquier bosque nativo por igual. Y en cuarto lugar toda el área en cuestión en Avellaneda y Quilmes es bosque nativo, lo que es refrendado por la Provincia a través del OPDS y su Dirección de Recursos Naturales, con textos y mapas oficiales. Esto incluye las más de siete hectáreas destruidas ilegalmente por Techint, lo que lo hubiera podido encuadrar a Borsani en una apología del delito, si no fuera porque una apología requeriría un nivel de coherencia mínimo que el discurso del funcionario no habría alcanzado en ningún momento. Para rematar con las contradicciones, una ingeniera Strada, de Techint, destacó que el proyecto “tendrá 5 kilómetros de frente costero de cara al río”, con lo cual arrasó también con la franja intocable de Borsani. Frente a todo esto, las declaraciones de una bióloga de Techint explicando que se llevaron “los ceibos, sauces y curupíes” para plantarlos en otro lado pasó casi como un discurso de poca irracionalidad.

El hecho concreto, sin los ribetes fellinianos de los anteriores, es que la inspección realizada el miércoles 1ro. de febrero por un equipo técnico encabezado por el Director de Recursos Naturales de la Provincia, Lic. Manuel Ortale, verificó en Avellaneda el desmonte de siete hectáreas y media de bosque ribereño en contravención de la Ley 26.331, y así fue comunicado por la Dirección Provincial al Director de Evaluación Ambiental, Ing. Federico Jarsún, al área de Fiscalización, y al propio Director Ejecutivo del OPDS, José Manuel Molina. Cada cual sabrá lo que debe y debió hacer.

A esta historia le faltan varios capítulos todavía. Que no se los cuenten Techint ni Borsani.

__

1 comentario:

Grafica Creativa dijo...

Hay que hacerle una carta de acompañamiento al OPDS en esta cuestión ambiental, si vieron de forma clara la contravencion, se denota la intención de realizar algo bien. En ellos y medio ambiente a nivel Nacional hay que seguir trabajando compañeros ambientalistas.