lunes, 13 de diciembre de 2010

Operación masacre en Avellaneda

El barrio Nueva Argentina es un complejo habitacional de 308 viviendas pegado al Hospital Presidente Perón de Avellaneda, al cual la opinión pública lo tiene en su listado de "zonas rojas".

El barrio Nueva Argentina

Lautaro Aragón de 19 años, cargaba con la sentencia de ser un jóven desempleado en el conurbano bonaerense, hasta que 2 disparos por la espalda terminaron con su vida cuando cruzaba la calle Anatole France regresando a su casa en el barrio, el pasado 16 de noviembre.

La esquina de Anatole France y Villegas donde Lautaro fue fusilado por la espalda

Su primo fue el primero en verlo desangrándose en el piso y antes que se le ocurra levantarlo y llevarlo a la guardia del hospital, el agente del Servicio Penitenciario Federal, Marcelo Pereyra, le apuntó con su arma al grito de: "si lo tocás te mato a vos también", -"Yo lo llevo, vos hacé lo que quieras", contestó.

La guardia del Hospital Pte.Perón

Los familiares comenzaron a juntarse en la guardia del hospital mientras 150 policías se preparaban sobre la calle Villegas, que separa al barrio del hospital, para llevar a Nueva Argentina a épocas viejas supuestamente ya superadas: un verdadero Estado de Sitio rigió la noche del fusilamiento de Lautaro. La represión fue por los pasillos del barrio y todo aquel que circulaba por la calle fue blanco de balas de goma y algo más: "El olor a pólvora era impresionante", cuentan familiares. El saldo incluyó marcas de balazos de goma en la piel, brazos quebrados y una persona con altas probabilidades de perder un ojo.

Por estos pasillos se desató la represión

La causa es llevada por la UFI N° 4 del Polo Judicial de Avellaneda, la cual automáticamente se caratuló como "tentativa de robo" y que el agente actuó "en defensa propia". Ni la Jueza Mollo, ni la fiscal Musitani quisieron recibir a los familiares, quienes realizan marchas y reparten volantes por el barrio pidiendo justicia para Lautaro.

La calle Villegas, límite del barrio con el Hospital

Este jueves 16 de diciembre, a un mes del fusilamiento de Lautaro, los familiares y vecinos marcharán desde las 10 hs. del barrio hasta el Polo Judicial de Avellaneda. La consigna no debería parecer una utopía: "Para que en tiempos 'democracia' no tengamos que llorar la muerte de nuestros hijos en manos de policías asesinos. Basta de gatillo fácil".

Justicia para Lautaro



__